Qué es la fiebre hemorrágica del Ebola?

Contenido del artículo

 

Virus del Ébola

El virus del Ébola puede provocar brotes de fiebre hemorrágica vírica grave en seres humanos. Esta enfermedad es sumamente letal, provocando la muerte de 1 de cada 2 enfermos.

El virus se detectó por primera vez en 1976 en dos brotes epidémicos simultáneos ocurridos en Nzara (Sudán) y Yambuku (República Democrática del Congo). La aldea en que se produjo el segundo de ellos está situada cerca del río Ébola, que da nombre al virus. Ver mapa

Existen cinco especies diferentes del virus del Ébola: Bundibugyo, Côte d'Ivoire, Reston, Sudán y Zaire.

El virus puede sobrevivir durante unas horas en superficies secas como manijas de puertas y mostradores o encimeras. Pero puede sobrevivir durante varios días en acumulaciones de líquido del cuerpo (sangre, orina, heces, etc.) a temperatura ambiente. No está claro

cuánto tiempo puede sobrevivir en la ropa de cama sucia y la ropa de los enfermos. Las soluciones de cloro pueden matarlo.

 

Volver al inicio del artículo
 

Transmisión

Las personas pueden infectarse con el virus Ebola si entran en contacto con la sangre, fluidos corporales u órganos de una persona infectada. Las personas se pueden infectar por dar atención a otras personas infectadas, ya sea directamente tocando el cuerpo de la víctima o mediante la limpieza de los fluidos corporales (heces, orina o vómitos y otros).

Cuando se produce una infección en los seres humanos, el virus del Ébola se transmite por contacto directo (a través de la piel lesionada o las membranas mucosas de, por ejemplo, los ojos, la nariz o la boca) con:

  • La sangre, el vómito, la orina y la diarrea de pacientes, los cuales son altamente infecciosos.. También otros fluidos corporales como el sudor, saliva, lágrimas, semen y leche materna también son riesgosos
  • Objetos que han sido contaminadas con el virus (como agujas y jeringas)
  • Animales infectados (por el contacto con sangre o fluidos del animal o carne infectada)

Contacto directo significa que los fluidos entran en contacto, salpican o rocían dentro de otra persona en la boca, ojos o nariz, o entran al torrente sanguíneo a través de cortes o heridas en la piel. Las personas también pueden contraer la enfermedad por contacto con fluidos infectados y luego tocarse los ojos o la boca

La fiebre del Ebola no causa problemas respiratorios, pero la tos de un paciente enfermo puede infectar a alguien lo suficientemente cerca como para ser rociado con gotas de moco o saliva. Las gotitas generalmente pueden volar cerca de un metro, así que a la gente que se ocupa de cualquier persona que pueda estar enferma con el virus Ebola se le recomienda que se ubiquen a por lo menos a 2 metros de distancia del enfermo.

Estar dentro de la distancia un metro de un paciente durante un tiempo prolongado, sin el uso de equipo de protección, se considera contacto directo.

Ebola no se transmite por el aire o por el agua, o en general, por los alimentos. Sin embargo, en África, el ébola puede propagarse como resultado de la manipulación de la carne de caza (animales salvajes cazados para alimento) y el contacto con los murciélagos infectados.

No hay evidencia de que los mosquitos u otros insectos pueden transmitir el virus de Ébola. Solamente los mamíferos (por ejemplo, seres humanos, murciélagos, monos y simios) han demostrado la capacidad de infectarse con el virus de Ebola y difundir la enfermedad.

Otras formas mediante las cuales una persona puede infectarse con el viru Ebola son:

  • Tocar la ropa sucia de una persona infectada y luego tocarse la boca
  • Tener relaciones sexuales con una persona infectada sin usar condón (el virus está presente en el semen de hasta siete semanas después de que la persona infectada se ha recuperado)
  • Mediante el manejo de agujas no esterilizadas o equipos médicos que fueron utilizados en el cuidado de la persona infectada

La fiebre del Ebola no se transmite por el aire, la comida o el agua.

Volver al inicio del artículo

Período de incubación

El período de incubación es de dos a 21 días, pero normalmente es de ocho a 10 días. La enfermedad no es contagiosa durante el período de incubación, y los pacientes no transmiten la enfermedad hasta que se desarrollan los síntomas. Si después de 21 días una persona expuesta al virus no desarrolla síntomas, no desarrollará la fiebre del Ebola.

Volver al inicio del artículo

Signos y síntomas

Los primeros síntomas suelen ser fiebre, dolores, náuseas, vómitos y diarrea.

La fiebre hemorrágica del Ébola puede producir:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Dolores articulares y musculares
  • Debilidad
  • Diarrea
  • Vómitos
  • Dolor de estómago
  • Falta de apetito

Algunos pacientes pueden experimentar:

  • Rash
  • Ojos rojos
  • Hipo
  • Tos
  • Dolor de garganta
  • Dolor de pecho
  • Dificultad para respirar
  • Dificultad para deglutir
  • Sangrado en el interior y exterior del cuerpo

Los síntomas pueden aparecer entre 2 y 21 días después de la exposición al virus Ébola, aunque 8-10 días es más común.

Volver al inicio del artículo
 

Diagnóstico

Hay que establecer el diagnóstico diferencial con el paludismo, la fiebre tifoidea, la shigelosis, el cólera, la leptospirosis, la peste, las rickettsiosis, la fiebre recurrente, la meningitis, la hepatitis y otras fiebres hemorrágicas víricas.

Las infecciones por el virus del Ébola solo pueden diagnosticarse definitivamente mediante distintas pruebas de laboratorio, a saber:

  • Prueba de inmunoadsorción enzimática (ELISA);
  • Pruebas de detección de antígenos;
  • Prueba de seroneutralización;
  • Método de reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR);
  • Aislamiento del virus mediante cultivo celular.

Las pruebas efectuadas con muestras recogidas de pacientes representan un riesgo biológico extremo de contaminación y solo deben realizarse en condiciones de máxima contención biológica.

Volver al inicio del artículo

Quién esta en riesgo de contraer la enfermedad?

El riesgo es máximo en las etapas tardías de la enfermedad cuando el paciente vomita, tiene diarrrea o sangra y durante los funerales cuando personas sin protección amortajan los cadáveres.

Cualquier persona que cuida a una persona infectada o maneja su sangre o muestras de fluidos del enfermo está en riesgo de contraer la infección. Los trabajadores de hospitales donde tratan estos pacientes, trabajadores de laboratorios y miembros de la familia están en mayor riesgo.Los procedimientos de control de infecciones y el uso de ropa protectora minimiza este riesgo. Lea el artículo sobre: Guías mejoradas en materia de equipos de protección personal contra el Ébola para los trabajadores de la Salud de Estados Unidos. 20 de octubre 2014

Los exámenes de laboratorio constituyen un gran riesgo biológico y solo deben practicarse en aquellos lugares donde se cuente con los medios para proteger al personal y a la comunidad contra la infección (medidas de contención BSL 4).

Tratamiento y vacuna

Los casos graves requieren cuidados intensivos. Los enfermos suelen estar deshidratados y necesitar rehidratación por vía intravenosa u oral con soluciones que contengan electrólitos.

No se cuenta todavía con ningún tratamiento ni vacuna específicos. Algunos medicamentos nuevos han dado resultados prometedores en estudios de laboratorio y actualmente se están evaluando. Se están poniendo a prueba varias vacunas experimentales, pero podrían pasar varios años antes de que alguna de ellas pueda utilizarse.

Volver al inicio del artículo
 

Prevención

A falta de un tratamiento eficaz y de una vacuna humana, la concienciación sobre los factores de riesgo de esta infección y sobre las medidas de protección que las personas pueden tomar es la única forma de reducir el número de infecciones y muertes humanas.

Si usted viaja y está en un área afectada por un brote de Ébola, asegúrese de hacer lo siguiente:

  • Si se encuentra en Africa Occidental reducir el riesgo de transmisión del Ebola de animales salvajes al ser humano a consecuencia del contacto con murciélagos de la fruta o monos o simios infectados y del consumo de su carne cruda. Deben utilizarse guantes y otras prendas protectoras apropiadas para manipular animales. Sus productos (sangre y carne) no deben consumirse. No consuma carne de caza.
  • Reducir el riesgo de transmisión de persona a persona en la comunidad a consecuencia del contacto directo o estrecho con pacientes infectados, especialmente con sus líquidos corporales. Se debe evitar el contacto físico estrecho con pacientes infectados por el virus del Ébola.
  • Practique una  higiene cuidadosa. Debe lavarse frecuentemente  las manos con agua y jabón o con un desinfectante para las manos a base de alcohol  y evite el contacto con sangre y fluidos corporales de personas enfermas.
  • Bajo ninguna circunstancia  toque los elementos que puedan haber estado en contacto con sangre o fluidos corporales de una persona infectada (tales como ropa, ropa de cama, agujas y equipos médicos).
  • Evite visitar  funerarias o entierros rituales que requieren de manipulación del cuerpo de alguien que ha muerto de Ébola.
  • Evitar tener relaciones sexuales con personas de las zonas de riesgo; usar un condón si lo hace.
  • Evite visitar los hospitales donde los pacientes de Ébola están siendo tratados.
  • Asegurarse de lavar y pelar las  frutas y verduras antes de comerlas.
  • Deben utilizarse guantes y equipo de protección personal adecuado para atender a los enfermos en el hogar. Es necesario lavarse las manos con regularidad tras visitar a familiares enfermos en el hospital, así como después de cuidar a enfermos en el hogar.
  • Después de volver de su viaje debe vigilar su salud durante 21 días y busque atención médica de inmediato si presenta síntomas de Ébola.

Volver al inicio del artículo

Trabajadores de la salud que puedan estar expuestos a personas con Ébola deben seguir estos pasos:

Cualquier área afectada por un brote debe ser puesto en cuarentena inmediatamente y los pacientes tratados en cuartos de aislamiento. Los pacientes deben ser aislados en una habitación individual con cuarto de baño privado y con la puerta cerrada.

Los trabajadores de la salud deben evitar el contacto con los fluidos corporales de sus pacientes infectados. Para ello deben tomar las siguientes precauciones:

  • Use ropa protectora, incluyendo mascarilla ( N95 o un  respirador de careta  filtrante  desechablede mayor nivel), guantes dobles, batas y/o monos, delantales, cubiertas de zapato, protectores de pierna y protección para los ojos. Todo el material debe ser desechable e impermeable a fluidos. Se recomienda la lectura del artículo: Guías mejoradas en materia de equipos de protección personal contra el Ébola para los trabajadores de la Salud de Estados Unidos. 20 de octubre 2014
  • Tener un cuidado especial al manipular sangre, secreciones y catéteres y al conectar a los pacientes a un goteo.
  • Evite el contacto directo con los cuerpos de las personas que han muerto por el Ébola.
  • Disponer adecuadamente de las secreciones y residuos de los pacientes.
  • Desinfectar equipos médicos no desechables antes de su reutilización.
  • Esterilizar y desechar las agujas usadas y equipos desechables cuidadosamente.
  • Implementar medidas de control de infecciones ambientales: Limpieza y desinfección ambiental diligente y manejo seguro de materiales potencialmente contaminados es de suma importancia, como la sangre, el sudor, vómito, heces, orina y otras secreciones corporales.
  • La eliminación de materiales potencialmente infecciosos deben realizarse siguiendo los protocolos hospitalarios.
  • Notifique a las autoridades de salud si ha tenido contacto directo con la sangre o los fluidos corporales, tales como, pero no limitadas a, las heces, la saliva, la orina, vómito y el semen de una persona que está enferma de ébola.
  • El virus puede entrar al cuerpo a través de la piel lesionada o las membranas mucosas sin proteger de, por ejemplo, los ojos, la nariz o la boca.

Fuente

GeoSalud, 9 de abril del 2014
Actualizado el 04 de octubre del 2014
Actualizado el 11 de octubre del 2014
Actualizado el 14 de octubre del 2014

Suscripción al boletín