Diagnóstico del dolor de cabeza

Cómo y bajo qué circunstancias una persona padece un dolor de cabeza puede ser la clave para diagnosticar su causa.

Mantener un diario de los dolores de cabeza puede ayudar al médico a diagnosticar mejor su tipo de dolor de cabeza y a determinar el mejor tratamiento.

Después de cada dolor de cabeza anote:

  • la hora del día en que ocurrió
  • su intensidad y duración
  • cualquier sensibilidad a la luz,
  • olores o sonido
  • actividad inmediatamente anterior al dolor de cabeza
  • el uso de medicamentos con o sin receta
  • la cantidad de sueño la noche anterior
  • cualquier estado estresante o emocional
  • cualquier influencia del clima o actividad diaria
  • alimentos y líquidos consumidos en las últimas 24 horas
  • cualquier enfermedad conocida en ese momento.
  • Las mujeres deben anotar las fechas de sus ciclos menstruales.
  • Incluya notas sobre otros familiares que tengan antecedentes de dolor de cabeza u otro trastorno. Podría surgir un patrón que pueda ser útil para reducir o prevenir los dolores de cabeza.

 


Una vez que su médico haya revisado sus antecedentes médicos y del dolor de cabeza y haya realizado un examen físico y neurológico, podrían solicitarse estudios de laboratorio y pruebas de diagnóstico para descartar o identificar enfermedades que puedan ser la causa de sus dolores de cabeza.

  • Los análisis de sangre y orina pueden ayudar a diagnosticar infecciones cerebrales o de la médula espinal, daño de los vasos sanguíneos, y toxinas que afectan el sistema nervioso.
  • La evaluación de una muestra del líquido que rodea al cerebro y la médula espinal puede detectar infecciones, hemorragia en el cerebro (llamada hemorragia cerebral), y medir cualquier acumulación de presión dentro del cráneo.
  • Las imágenes de diagnóstico, como la tomografía computarizada (TC) y las imágenes por resonancia magnética (IRM), pueden detectar irregularidades en los vasos sanguíneos y los huesos, ciertos tumores y quistes cerebrales, daño cerebral debido a una lesión craneana, hemorragia cerebral, inflamación, infección y otros trastornos. Las neuroimágenes también les dan a los médicos una manera de ver lo que está sucediendo en el cerebro durante los ataques de dolor de cabeza.
  • Un electroencefalograma (EEG) mide la actividad de las ondas cerebrales y puede ayudar a diagnosticar tumores cerebrales, convulsiones, lesión craneana, e inflamación que puede llevar a los dolores de cabeza.

Fuente

Dolor de cabeza: Esperanza en la investigación
Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares

 

Suscripción al boletín