Quiénes corren el riesgo de sufrir anemia por deficiencia de hierro?

Las personas que corren un mayor riesgo de sufrir anemia por deficiencia de hierro son los bebés y niños pequeños, las mujeres y los adultos que tienen sangrado interno.

Bebés y niños pequeños

Los bebés y niños pequeños necesitan mucho hierro para crecer y desarrollarse. El hierro que los bebés a término tienen almacenado en el cuerpo se consume en los primeros 4 ó 6 meses de vida.

Los bebés prematuros y de bajo peso al nacer corren un riesgo mucho mayor de sufrir anemia por deficiencia de hierro. Estos bebés no tienen tanto hierro almacenado en el cuerpo como otros.

Los alimentos enriquecidos con hierro o los suplementos de hierro pueden prevenir la anemia por deficiencia de hierro en bebés y niños pequeños si se usan adecuadamente. Hable con el médico de su hijo sobre la alimentación del niño.

Los niños pequeños que toman mucha leche de vaca pueden correr el riesgo de sufrir anemia por deficiencia de hierro.

La leche contiene poco hierro; el exceso de leche puede desplazar a los alimentos ricos en hierro en la alimentación. También puede impedir que el cuerpo del niño absorba el hierro de otros alimentos.

Los niños que tienen plomo en el cuerpo también pueden correr el riesgo de sufrir anemia por deficiencia de hierro. El plomo puede interferir con la capacidad del cuerpo para producir hemoglobina.

El plomo puede entrar al cuerpo si se respira polvo que contenga plomo, si se come pintura o tierra que contenga plomo, o si se toma agua que contenga plomo.

Mujeres

Las mujeres en edad de procrear corren un mayor riesgo de sufrir anemia por deficiencia de hierro debido a la pérdida de sangre durante la menstruación. Aproximadamente 1 de cada 5 mujeres en edad de procrear tiene anemia por deficiencia de hierro.

Mujeres embarazadas

Las mujeres embarazadas también corren un riesgo mayor de sufrir esta enfermedad porque necesitan una cantidad doble de hierro que la acostumbrada. El hierro adicional se requiere para el volumen aumentado de sangre y para el crecimiento del feto.

Cerca de la mitad de todas las mujeres embarazadas presenta anemia por deficiencia de hierro. La enfermedad puede aumentar el riesgo de una mujer embarazada de tener un bebé prematuro o de bajo peso al nacer.

Adultos que tienen sangrado interno

Los adultos que tienen sangrado interno, por ejemplo, sangrado intestinal, pueden presentar anemia por deficiencia de hierro debido a la pérdida de sangre.

Ciertas enfermedades, como el cáncer de colon y las úlceras sangrantes, pueden causar pérdida de sangre. Ciertas medicinas, como la aspirina, también pueden causar sangrado interno.

Otros grupos vulnerables

Las personas que reciben tratamiento de diálisis renal pueden presentar anemia por deficiencia de hierro. Esto se debe a que durante la diálisis se pierde sangre. Además, los riñones ya no fabrican cantidades suficientes de una hormona necesaria para producir glóbulos rojos.

Ciertos patrones o hábitos de alimentación pueden aumentar el riesgo de sufrir anemia por deficiencia de hierro.

Esto puede suceder en las siguientes situaciones:

  • Si usted tiene un régimen de alimentación que no contiene carne ni pescado, que son las mejores fuentes de hierro. Sin embargo, las dietas vegetarianas pueden proporcionar suficiente hierro si se consumen los alimentos adecuados. Entre las fuentes de hierro que no son carnes se encuentran las espinacas y otras hortalizas con hojas de color verde oscuro, ciertos tipos de frijoles (alubias, porotos o judías), frutas secas y panes y cereales enriquecidos con hierro.
  • Si come mal por problemas económicos, sociales, de salud o de otra índole.
  • Si se somete a una dieta con muy bajo contenido de grasas por un tiempo largo. Algunos alimentos que contienen cantidades más altas de grasas, como la carne, están entre las mejores fuentes de hierro.
  • Si tiene una alimentación muy rica en fibra. Las cantidades altas de fibra pueden hacer que la absorción de hierro sea más lent.

Siga leyendo: Signos y síntomas de la anemia por deficiencia de hierro

Fuente
The National Heart, Lung, and Blood Institute

Artículos relacionados:

Suscripción al boletín