Influenza en los Pacientes con Diabetes

Mayor riesgo de contraer la influenza

Las personas con diabetes (tipo 1 y 2), incluso cuando están bien controladas, corren mayor riesgo de desarrollar enfermedades graves y complicaciones, como hospitalizaciones e incluso la muerte, como consecuencia de la influenza.

Esto ocurre porque la diabetes puede hacer que el sistema inmunológico esté menos preparado para luchar contra una influenza severa.

Además, la enfermedad puede aumentar su nivel de azúcar en sangre.También, las personas pueden sentirse inapetentes cuando están enfermas, y esto puede ocasionar que los niveles de azúcar en sangre aumenten y disminuyan.

La vacunación es la mejor protección contra la influenza

Los CDC recomiendan que las personas con diabetes tipo 1 o 2, de 6 meses en adelante, reciban una vacuna contra la influenza.

La vacuna en forma de spray nasal no debe administrarse a las personas con diabetes

Las personas con diabetes tipo 1 o 2 corren un mayor riesgo de desarrollar neumonía a causa de la influenza, por lo tanto, una vacuna contra la neumonía (neumocócica) también se les recomienda. Una vacuna contra la neumonía debe ser parte de un plan de control de la diabetes.

Tratamiento de la influenza

Hay medicamentos recetados llamados "medicamentos antivirales" que se pueden usar para tratar la influenza. Los medicamentos antivirales combaten los virus de la influenza que se encuentran en su organismo. Son distintos de los antibióticos, que combaten las infecciones bacterianas. Los medicamentos antivirales pueden ayudar a las personas con afecciones que incrementan el riesgo de contraer complicaciones por la influenza (como la diabetes) si se suministran dentro de las 48 primeras horas.

Otras medidas de prevención

Además de vacunarse todos los años, las personas con diabetes deben tomar precauciones diarias para protegerse contra la influenza. Entre ellos los más imporantes son los siguientes:

1. Evite el contacto cercano.

Evite el contacto directo con personas que estén enfermas. Si usted se encuentra enfermo, mantenga la distancia con otras personas para evitar que ellos también se enfermen.

2. Guarde reposo en su hogar cuando esté enfermo.

Si es posible, permanezca en su hogar y evite salir de su casa cuando esté enfermo. Ayudará a evitar que los demás se enfermen también.

3. Cúbrase la nariz y la boca.

Cúbrase la boca y la nariz con un pañuelo al toser o estornudar. Así podrá evitar que quienes se encuentren cerca suyo se enfermen.

4. Lávese las manos.

Lavarse las manos con frecuencia lo ayudará a protegerse contra los gérmenes. Si no dispone de agua y jabón, utilice un desinfectante para manos a base de alcohol.

5. Evite tocarse los ojos, la nariz o la boca.

Los gérmenes a menudo se diseminan cuando una persona toca algo que está contaminado con gérmenes y luego se toca los ojos, la nariz o la boca.

6. Practique otros buenos hábitos de salud.

Duerma bien, manténgase activo físicamente, controle su estrés, beba mucho líquido y coma alimentos nutritivos.

Fuente
La influenza y las personas con diabetes
Buenos hábitos de salud para prevenir la influeza de temporada
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades

Artículos relacionados:

English

Suscripción al boletín