Enfermedad neumocócica

La enfermedad neumocócica es una enfermedad causada por un tipo de bacteria llamado neumococo. A menudo es leve, pero puede causar síntomas graves, incapacidad por toda la vida o la muerte.

Los niños menores de 2 años de edad se encuentran en mayor riesgo de contraer la enfermedad. La vacuna contra la enfermedad neumocócica protege contra esta enfermedad.

Síntomas de la enfermedad neumocócica

Existen muchos tipos de enfermedad neumocócica y los síntomas dependen de la parte del cuerpo que está infectada.

La neumonía neumocócica (infección del pulmón) es la forma grave más común.

Sus signos y síntomas son los siguientes:

  • Fiebre y escalofríos
  • Tos
  • Respiración rápida o dificultad para respirar
  • Dolor del pecho

La meningitis neumocócica es una infección de la capa que cubre el cerebro y la espina dorsal.

Sus signos y síntomas son:

  • Rigidez del cuello
  • Fiebre y dolor de cabeza
  • Dolor al mirar luces intensas

En los bebés, la meningitis puede reducir el apetito y la sed y puede causar inactividad y vómitos.

La infección de la sangre (bacteremia y sepsis) causa fiebre, escalofríos e inactividad.

La enfermedad neumocócica causa hasta la mitad de las infecciones de oído medio (otitis media). Los síntomas son dolor de los oídos, tímpano rojo e inflamado, y a veces, fiebre y somnolencia. Leer Infecciones de Oído

¿Qué tan grave es la enfermedad neumocócica?

La enfermedad neumocócica varía entre leve hasta muy peligrosa. Cada año en EE UU, hay aproximadamente 4,000 casos de enfermedades graves (meningitis y sepsis) en niños menores de 5 años de edad. Estas enfermedades pueden ocasionar discapacidades como la sordera, daños cerebrales o la pérdida de brazos o piernas. Alrededor de 1 de cada 10 niños que contraen la meningitis neumocócica muere.

Transmisión de la enfermedad neumocócica

La enfermedad neumocócica se transmite cuando una persona infectada estornuda o tose.

Los niños pueden tener la bacteria en la nariz y la garganta y transmitir la bacteria, sin estar enfermos. Algunas veces, la bacteria se puede propagar de la nariz y la garganta hasta la sangre o los pulmones, causando enfermedad grave.  Otras veces, se puede propagar a los oídos o los senos nasales, causando infecciones leves.

Vacuna contra la enfermedad neumocócica o PCV13

La vacuna contra la enfermedad neumocócica es una inyección que ayuda a prevenir la enfermedad neumocócica. Existen más de 90 tipos de bacterias neumocócicas. La vacuna PCV13 protege contra los 13 tipos de bacterias que causan la mayoría de las enfermedades graves en niños. La vacuna también ayuda a prevenir algunas infecciones del oído.

La vacuna PCV13 protege a los niños preparando sus cuerpos para luchar contra las bacterias. Casi todos los niños que se ponen la vacuna PCV13 (alrededor de 9 de cada 10 niños) estarán protegidos contra los 13 tipos de bacterias neumocócicas que contiene la vacuna.

¿Cuándo debe mi hijo recibir la vacuna contra la enfermedad neumocócica o PCV13?

Todos los bebés deben ponerse la vacuna PCV13. Para obtener la mayor protección, necesitan ponerse cuatro dosis a las siguientes edades:

  • Una dosis a los 2 meses, otra a los 4 meses, una tercera dosis a los 6 meses; y
  • Una cuarta dosis cuando tengan de 12 a 15 meses de edad.

Ponga la vacuna a su hijo, incluso si faltó una dosis o empezó tarde, igual. Hable con el médico de su hijo.

Es seguro ponerse la vacuna PCV13 al mismo tiempo que otras vacunas. Sin embargo, los niños jóvenes (de 12 a 23 meses de edad) que reciben la vacuna contra la gripe inactivada y la vacuna PCV13 a la misma vez parecen tener un riesgo mayor de tener convulsiones causadas por fiebre, llamadas convulsiones febriles.   Estudios que fueron conducidos en 2010 a 2011 indicaron que aproximadamente una mas convulsión febril ocurrió entre cada 2,000 a 3,000 niños que recibió las dos vacunas juntas en vez de en visitas al doctor diferentes.  Estas convulsiones hacen los padres pasar mucho miedo pero no son dañinos para los ninos.  Pregúntale al doctor de su hijo para más información.

¿Por qué debería mi hijo recibir la vacuna PCV13?

Vacunar a su hijo con PCV13 lo protegerá contra enfermedades graves y hasta mortales. Existen medicamentos para tratar las bacterias neumocócica, pero no siempre pueden prevenir el daño que perjudica la infección.  Algunas bacterias se han vuelto resistentes a esos medicamentos. Eso quiere decir que los medicamentos no pueden matar las bacterias. La mejor opción es prevenir la infección neumocócica.

Seguridad de la vacuna contra la enfermedad neumocócica

La vacuna contra la enfermedad neumocócica es muy segura y también es efectiva para prevenir la enfermedad neumocócica. Las vacunas, al igual que cualquier medicamento, pueden tener efectos secundarios. Pero los efectos secundarios graves debido a la vacuna PCV13 son muy raros.

Si mi hijo no se pone la vacuna PCV13, ¿tendrá la enfermedad neumocócica?

Sin ponerse la vacuna contra la enfermedad neumocócica, su hijo estará en riesgo de contraer esta enfermedad grave.

Cada año en EE UU, la enfermedad neumocócica causa miles de casos de neumonía e infecciones del oído. Los bebés menores de 2 años de edad son propensos a tener un caso grave de la enfermedad neumocócica.

Antes de la vacuna, cada año se producían unos 700 casos de meningitis, 13,000 infecciones de sangre y 200 muertes en niños menores de 5 años debido a la enfermedad neumocócica. Después de introducir la vacuna, estas cifras bajaron rápidamente.

Efectos secundarios de la vacuna contra la enfermedad neumocócica

Los efectos secundarios más comunes son normalmente leves e incluyen los siguientes:

  • Irritabilidad
  • Somnolencia
  • Pérdida del apetito (no querer comer)
  • Dolor, enrojecimiento e hinchazón en el sitio de la inyección
  • Fiebre

Suscripción al boletín