Parto por Cesárea

El parto por cesárea, también llamado parto quirúrgico, es una cirugía para permitir el nacimiento del bebé. El bebé se saca a través del abdomen de la madre. La mayoría de los nacimientos por cesárea resultan en madres y bebés saludables. Pero la cesárea es una cirugía mayor y conlleva riesgos. Además, la recuperación tarda más que con el parto vaginal.

La mayoría de mujeres embarazadas saludables, sin factores de riesgo para el desarrollo de problemas durante el parto o el parto, tienen sus bebés por vía vaginal. Sin embargo, la tasa de partos por cesárea en los Estados Unidos ha aumentado considerablemente en las últimas décadas. Hoy en día, casi 1 de cada 3 mujeres tiene sus hijos por cesárea en este país. La tasa fue de 1 de cada 5 en 1995.

Los expertos en salud pública consideran que muchas cesáreas son innecesarias. Por lo tanto, es importante para las mujeres embarazadas conocer datos acerca de la cesárea antes de dar a luz. Las mujeres deben saber qué es la cesárea, por qué se lleva a cabo, y las ventajas y desventajas de esta cirugía.

Razones para la cesárea

Su médico podría recomendar una cesárea si considera que es más segura para usted o su bebé que el parto vaginal. Algunas cesáreas son programadas. Pero la mayoría de las cesáreas se hacen cuando ocurren problemas inesperados durante el parto. Aun así, el parto por cesárea tiene riesgos. Unos pocos estudios muestran que los beneficios de tener una cesárea pueden superar los riesgos cuando:

  • la madre lleva más de un bebé (mellizos, trillizos, etc.)
  • la madre tiene problemas de salud, incluida infección por VIH, infección por herpes y enfermedades cardíacas
  • la madre tiene una hipertensión riesgosa
  • la madre tiene problemas con la forma de la pelvis
  • hay problemas con la placenta
  • hay problemas con el cordón umbilical
  • hay problemas con la posición del bebé, como cuando se presenta de nalgas
  • el bebé muestra señales de sufrimiento fetal, como enlentecimiento de la frecuencia cardíaca
  • la madre ha tenido una cesárea previa

Cesárea solicitada por la paciente: ¿Puede una mujer elegir?

Un número creciente de mujeres solicita a sus médicos una cesárea cuando no existe una razón médica. Algunas mujeres quieren una cesárea porque temen al dolor del parto. Otras, por la comodidad de poder decidir cuándo y cómo dar a luz a su bebé. Otras temen el riesgo de un parto vaginal, incluido el desgarramiento y problemas sexuales.

Pero, ¿es seguro y ético que los médicos permitan a las mujeres decidir si se van a someter a una cesárea? La respuesta no es clara. Solo una mayor investigación sobre los dos tipos de parto proporcionará la respuesta. Entretanto, muchos obstetras consideran que su obligación ética es disuadir a las mujeres de someterse a una cesárea electiva. Otros consideran que las mujeres deben tener la posibilidad de elegir una cesárea si comprenden los riesgos y los beneficios.

Los expertos que consideran que las cesáreas solo deben realizarse por razones médicas hacen énfasis en los riesgos. Estos incluyen infección, hemorragia peligrosa, transfusiones de sangre y coágulos de sangre. Los bebés que nacen por cesárea tienen más problemas respiratorios inmediatamente después de su nacimiento. Las mujeres que tienen cesáreas permanecen en el hospital más tiempo que las mujeres que tienen partos vaginales. Además, la recuperación de esta cirugía tarda más tiempo y es a menudo más dolorosa que después de un parto vaginal. Las cesáreas también aumentan el riesgo de problemas en embarazos futuros. Las mujeres que han tenido cesáreas tienen un mayor riesgo de ruptura uterina. Si se rompe el útero, las vidas del bebé y de la madre estarán en peligro.

Los partidarios de las cesáreas electivas afirman que esta cirugía puede proteger los órganos pélvicos de la mujer, reducir el riesgo de problemas intestinales y vesicales, y que es tan segura para el bebé como el parto vaginal.

Los Institutos Nacionales de Salud (National Institutes of Health, NIH) y el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists, ACOG) coinciden en que la decisión de un médico de realizar una cesárea por petición de una paciente, debe hacerse con base en consideraciones individuales y debe ser congruente con principios éticos.

El ACOG señala que “si el médico considera que el parto (por cesárea) promueve la salud general y el bienestar de la mujer y de su feto más que un parto vaginal, tiene una justificación ética para practicar una cesárea”. Ambas organizaciones también afirman que la cesárea no debería ser programada antes de que un embarazo tenga 39 semanas o que los pulmones estén maduros, a menos que exista una necesidad médica.

Experiencia con la cesárea

La mayoría de las cesáreas no son planificadas. Así que saber sobre las cesáreas es importante para todas las mujeres que están embarazadas. Si una cesárea es planificada o surge durante el parto, puede ser una experiencia positiva de nacimiento para muchas mujeres. El panorama general que sigue la ayudará a saber qué esperar durante una cesárea que no se realice de emergencia y qué preguntar.

Antes de la cirugía

El parto por cesárea tarda aproximadamente de 45 a 60 minutos. Tiene lugar en un quirófano. De manera que si usted se encontraba en una sala de parto, será trasladada a un quirófano. Con frecuencia, el ambiente del quirófano es pausado y relajado. Un médico le dará un medicamento por medio de un bloqueo epidural o espinal, que bloqueará la sensación de dolor en parte de su cuerpo, pero le permitirá mantenerse despierta y alerta. El bloqueo espinal actúa de inmediato y adormece completamente el cuerpo, del pecho hacia abajo. El bloqueo epidural elimina el dolor, pero usted puede ser consciente de algunas tracciones o tirones. Para más información vea Métodos médicos de alivio del dolor. Los medicamento que la hacen dormir y perder completamente la conciencia por lo general se utilizan solo en situaciones de emergencia. Se limpiará su abdomen y se lo preparará. Se le pondrá un catéter intravenoso para administrarle líquidos y medicamentos. Una enfermera insertará una sonda para drenar la orina de su vejiga. Esto es para proteger la vejiga de daños durante la cirugía. También se supervisarán la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la respiración. Preguntas que debe hacer:

  • ¿Puedo tener una persona de apoyo conmigo durante la operación?
  • ¿Cuáles son mis opciones para bloquear el dolor?
  • ¿Puedo escuchar música durante la cirugía?
  • ¿Podré ver la cirugía si quiero?

Durante la cirugía

El médico hará 2 incisiones. La primera es de unas 6 pulgadas de largo y cruza a través de la piel, la grasa y el músculo. La mayoría de las incisiones se hacen de lado a lado y en la parte baja del abdomen y se conocen como incisión de bikini. Luego, el médico hará una incisión para abrir el útero. La apertura se hace con la suficiente amplitud para que el bebé pase por ella. Un médico sostiene al bebé con una mano mientras otro médico empuja el útero para ayudar a que el bebé salga. Se aspirará el líquido de la boca y la nariz de su bebé. El médico sostendrá a su bebé para que usted lo vea. Una vez que su bebé haya nacido, se cortará el cordón umbilical y se extraerá la placenta. Luego, el médico limpiará y suturará el útero y el abdomen. La reparación toma la mayor parte del tiempo de la cirugía. Preguntas que debe hacer:

  • ¿Puede mi pareja cortar el cordón umbilical?
  • ¿Qué le sucede a mi bebé inmediatamente después del parto?
  • ¿Puedo cargar y tocar a mi bebé durante la etapa de reparación de la cirugía?
  • ¿Cuándo podré intentar amamantar?
  • ¿Cuándo puede mi pareja tomar fotos o grabar videos?

Después de la cirugía

Será trasladada a una sala de recuperación y seguimiento durante unas pocas horas. Puede que se sienta temblorosa, con náuseas y mucho sueño. Posteriormente, será llevada a una habitación del hospital. Cuando usted y su bebé estén listos, puede cargar, arrullar y amamantar a su bebé. Mucha gente tendrá ganas de verla, pero no acepte demasiadas visitas. Use su tiempo en el hospital, por lo general alrededor de 4 días, para descansar y unirse a su bebé. La cesárea es una cirugía mayor y la recuperación tarda aproximadamente 6 semanas (sin contar el cansancio de una nueva maternidad). En las semanas siguientes, tendrá que concentrarse nada más en su recuperación, descansar lo más que pueda y desarrollar un vínculo con su bebé. Tenga cuidado con encargarse de demasiadas cosas y acepte ayuda cuando sea necesario. Preguntas que debe hacer:

  • ¿Pueden llevar a mi bebé a la sala de recuperación?
  • ¿Cuáles son las mejores posiciones para amamantar?

Parto vaginal después de una cesárea

Algunas mujeres que antes han dado a luz a bebés por cesárea podrían querer que su próximo bebé nazca por vía vaginal. Esto se conoce como parto vaginal después de una cesárea o VBAC. Las mujeres tienen muchas razones para querer un VBAC. Algunas mujeres desean evitar los riesgos y la larga recuperación de la cirugía. Otras quieren sentir la experiencia del parto vaginal.

Hoy en día un VBAC es una elección razonable y segura para la mayoría de las mujeres que anteriormente tuvieron un parto por cesárea. Esto incluye algunas mujeres que anteriormente tuvieron más de un parto por cesárea. Aún más nueva evidencia sugiere que múltiples cesáreas pueden causar serio daño. Si le interesa tener un VBAC, pregúntele a su médico si usted es un buen candidato. El factor clave de esta decisión será el tipo de cisura que recibió su útero en cesáreas pasadas.

Su médico puede explicarle los riesgos de un segundo parto por cesárea y de un VBAC. Con un VBAC, el peligro más grave es la posibilidad de que la cicatriz de la cesárea en el útero se abra durante el parto y el parto. Esto se denomina ruptura uterina. Muy poco frecuente, la ruptura uterina es muy peligrosa para la madre y el bebé. Menos del 1% de los casos de VBAC provocan una ruptura uterina. Pero los médicos no pueden predecir si va a ocurrir una ruptura uterina en una mujer. Este riesgo, aunque muy pequeño, es inaceptable para algunas mujeres.

El porcentaje de VBAC está disminuyendo en los Estados Unidos por muchas razones. Algunos médicos, hospitales y pacientes tienen dudas sobre la seguridad del VBAC. Algunos hospitales y médicos no están dispuestos a atender un VBAC por temor a pleitos legales y gastos de seguro o de personal. Muchos médicos, sin embargo, se preguntan si esta tendencia es la más conveniente para la salud de las mujeres.

Decidirse a intentar un VBAC es complejo. Si está interesada en un VBAC, hable con su médico y lea sobre el tema. Solo usted y su médico pueden decidir qué es mejor para usted. El VBAC y la cesárea programada tienen sus beneficios y sus riesgos. Conozca las ventajas y las desventajas y sea consciente de los posibles problemas antes de escoger.

Fuente
Womens Health
http://womenshealth.gov

Articulos relacionados:

Suscripción al boletín