Trombosis Venosa Profunda
Factores de Riesgo

La trombosis venosa profunda (TVP) y la embolia pulmonar (EP) son condiciones médicas a menudo subdiagnosticadas y graves, pero prevenibles.

La trombosis venosa profunda (TVP) es una condición médica que ocurre cuando un coágulo de sangre se forma en una vena profunda. Estos coágulos se desarrollan generalmente en la pierna, el muslo o en la pelvis, pero también pueden ocurrir en el brazo.

Es importante conocer acerca de la trombosis venosa profunda, ya que le puede suceder a cualquiera y puede causar enfermedad grave, discapacidad, y en algunos casos, la muerte. La trombosis venosa profunda es prevenible y tratable si se detecta a tiempo.

Las complicaciones de la trombosis venosa profunda (TVP)

Embolia Pulmonar

La complicación más grave de la TVP ocurre cuando una parte del coágulo se desprende y viaja por el torrente sanguíneo a los pulmones, causando una obstrucción llamada embolia pulmonar (o tromboembolismo pulmonar). Si el coágulo es pequeño, y se da un tratamiento adecuado, las personas pueden recuperarse de la embolia pulmonar. Sin embargo, podría haber algún daño importante a los pulmones. Si el coágulo es grande, puede llegar a evitar que la sangre llegue a los pulmones y es fatal.

Síndrome post-trombótico

Además, casi un tercio de las personas que sufren un episodio de trombosis venosa profunda tendrá complicaciones a largo plazo causadas ​​por el daño que el coágulo genera en las válvulas de la vena llamado síndrome post-trombótico (PTS). Las personas con síndrome post-trombótico tienen síntomas tales como:

  • hinchazón

  • dolor

  • decoloración,

  • descamación o úlceras en la parte afectada del cuerpo (en casos graves)

En algunos casos, los síntomas pueden ser tan severos que la persona se debe incapacitar.

Para algunas personas, la trombosis venosa profunda y la embolia pulmonar pueden llegar a ser enfermedades crónicas, aproximadamente el 30% de las personas que han tenido una TVP o EP corren el riesgo de sufrir otro episodio.

Factores de riesgo para trombosis venosa profunda

Casi cualquier persona puede padecer un episodio de trombosis venosa profunda. Sin embargo, ciertos factores pueden aumentar la probabilidad de tener esta condición. La probabilidad aumenta aún más para alguien que tenga más de uno de estos factores, al mismo tiempo.

Lo que sigue es una lista de factores que aumentan el riesgo de desarrollar trombosis venosa profunda:

Lesión en una vena, a menudo causada por:

  • Fracturas óseas
  • Lesión muscular severa
  • Cirugía mayor (en particular entre el abdomen, la pelvis, la cadera o las piernas).

Flujo sanguíneo lento, a menudo causado por:

  • El confinamiento en la cama (Por ejemplo, debido a una condición médica o después de la cirugía).
  • Movimiento limitado (por ejemplo, un yeso en una pierna para ayudar a sanar un hueso lesionado).
  • Estar sentado durante mucho tiempo, especialmente con las piernas cruzadas (por ejemplo los viajes en avión).
  • Parálisis

El aumento de los estrógenos, a menudo causado por:

  • Las píldoras anticonceptivas
  • Terapia de reemplazo hormonal, a veces después de la menopausia
  • El embarazo, por hasta 6 semanas después del parto

Ciertas enfermedades médicas crónicas, tales como:

  • Enfermedad del corazón
  • La enfermedad pulmonar
  • El cáncer y su tratamiento
  • La enfermedad inflamatoria intestinal (enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa)

Otros factores que aumentan el riesgo de trombosis venosa profunda son:

  • Episodio anterior de trombosis venosa profunda o embolia pulmonar
  • Antecedentes familiares de trombosis venosa profunda o embolia pulmonar
  • Edad (riesgo aumenta a medida que aumenta la edad)
  • Obesidad
  • Fumado
  • Hipertensión
  • Un catéter (una vía o tubo) situado en una vena central
  • Trastornos de la coagulación hereditarios

Fuente

Centers for Disease Control and Prevention
http://www.cdc.gov/ncbddd/dvt/facts.html

GeoSalud, 27 de setiembre 2012

Suscripción al boletín