Qué es la intolerancia a la lactosa?

La intolerancia a la lactosa significa que su cuerpo tiene problemas para digerir o descomponer la lactosa.

La lactosa es el azúcar que se encuentra en la leche y en los productos lácteos.

El intestino delgado—un órgano del aparato digestivo—necesita la enzima lactasa para descomponer la lactosa.

En la intolerancia a la lactosa, su cuerpo no produce suficiente enzima lactasa para digerir adecuadamente la lactosa.

Síntomas de la intolerancia a la lactosa

Si usted tiene intolerancia a la lactosa podría sentir malestar después de haber ingerido leche o productos lácteos. También es posible que le dé:

  • Cólicos
  • Abdomen inflamado
  • Gases
  • Diarrea
  • Náuseas.

Otras enfermedades pueden causar estos mismos síntomas. Su médico  le preguntará sobre sus síntomas y le hará pruebas para ver si sus problemas son causadas por la intolerancia a la lactosa.

Quiénes desarrollan intolerancia a la lactosa?

Muchas personas desarrollan intolerancia a la lactosa.

Ciertas tienen intolerancia a la lactosa desde la niñez. En otras, los problemas comienzan durante la adolescencia o adultez.

Los asiáticoamericanos, africanoamericanos, nativoamericanos, hispanos/latinos y las personas de ascendencia del sur de Europa son más propensas a tener intolerancia a la lactosa que las personas de descendencia del norte de Europa.

Alimentación, dieta y nutrición

Usted puede ajustar su dieta para controlar los síntomas de la intolerancia a la lactosa. La cantidad de leche y productos lácteos que pueden comer o beber las personas sin tener síntomas varía.

La mayoría de las personas con intolerancia a la lactosa no tienen que dejar de ingerir leche o productos lácteos. Usted podría comer o beber porciones pequeñas—2 tazas (4 onzas) o menos—de leche o productos lácteos sin tener síntomas.

Ciertas personas que tienen intolerancia a la lactosa tienen más facilidad para digerir yogur y quesos duros, como los quesos cheddar y suizo.

Los productos de venta libre, tales como las tabletas o gotas que contienen la enzima lactasa, pueden ayudarle a digerir la leche y los productos lácteos. También puede comprar leche y productos lácteos sin lactosa y baja en lactosa.

Las fuentes más comunes de calcio son la leche y los productos lácteos.

El calcio es un mineral que el cuerpo necesita para tener huesos y dientes fuertes.

Para absorber el calcio, su cuerpo necesita vitamina D. Incluso si usted consume leche y productos lácteos, es difícil obtener el calcio necesario.

Hable con su proveedor de atención médica sobre cómo obtener calcio y vitamina D en su dieta y pregúntele si debe tomar calcio o suplementos de vitamina D.

Cómo puedo saber si un alimento contiene lactosa?

Aprenda a leer las etiquetas de los alimentos con cuidado. Verifique si la lista de ingredientes incluye leche o productos lácteos.

También busque palabras como suero de leche, cuajada, productos a base de leche, leche evaporada, sólidos lácteos y leche en polvo.

Si cualquiera de estas palabras se encuentra en la etiqueta, el producto contiene lactosa.

La lactosa se encuentra en la leche y en productos lácteos, tales como

  • Helados
  • Crema
  • Mantequilla
  • Quesos
  • Requesón
  • Yogur

En algunos casos, las personas con intolerancia a la lactosa incluso tienen síntomas con cantidades pequeñas de lactosa.

La lactosa se puede añadir a alimentos en caja, enlatados, congelados, empacados y preparados, tales como:

  • panes y otros productos horneados
  • cereales
  • carnes de desayuno y almuerzo
  • aderezos para las ensaladas
  • mezclas para tortas, galletas, panqueques y bizcochos
  • comidas congeladas
  • papas y sopas instantáneas
  • meriendas como las papitas fritas y los totopos o tortillas de maíz

Fuente
Intolerancia a la lactosa. Lo que usted debe saber.
National Digestive Diseases Information Clearinghouse

Suscripción al boletín